Análisis notimovil tubazomovil

Cinco Frentes contra la Soberanía de Venezuela (+Documentos)

Por Gustavo Villapol 

Muchas lecciones hemos aprendido en los últimos seis años de Gobierno Bolivariano, el primer gobierno chavista después de la siembra del Comandante Chávez. Ya tendremos tiempo de analizar al detalle cada lección, momento y circunstancias vividas, de derrotas y de victorias, de alegrías y de dificultades, así como la ofensiva imperial en Latinoamérica y el Caribe, sus avances y retrocesos y el papel de la Revolución Bolivariana en la contención y resistencia de los pueblos ante este ataque.

Mucho se ha hablado de las nuevas formas de hacer la guerra, una cantidad enorme de doctrinas como la guerra no convencional, la guerra irrestricta, híbrida, molecular, operaciones no lineales de amplio espectro, entre otras, se han explicado en programas de TV y radio, artículos, redes sociales, todas y cada una de estas han sido aplicadas al pueblo venezolano en distintas intensidades desde la llegada de Chávez y se ha triplicado la intensidad en el mandato del primer presidente chavista de la República Bolivariana de Venezuela: Nicolás Maduro.

Pero ¿cómo se come eso, cómo lo vivimos en el día a día y cómo las sistematizamos para que sean digeridas como guarapo (te refrescante) de malojillo o manzanilla por nuestro pueblo y los pueblos del mundo?.

Lo primero que debemos decir es que los cinco frentes contra la soberanía de Venezuela a los cuales me referiré, no son un campo de batalla para atacar a una persona, ni a un grupo de dirigentes, o de personas en cargos del poder público o partido alguno, están diseñados para atacar la soberanía del pueblo venezolano, en su más amplio concepto desarrollado por la Constitución Bolivariana de Venezuela que el mismo pueblo se dió a través del voto en 1999. Es decir, no solo es el ataque a la soberanía territorial, es a la soberanía política al tratar de quitarle al pueblo la capacidad de decidir a quien elige o no, ya sea desde la elección de su comuna hasta la presidencial, se trata igualmente del ataque de la soberanía económica, al robarle a la gente la capacidad de decidir sobre los recursos de la nación y hasta los de su familia, también de la soberanía social al negarle la posibilidad de incidir en esta política pública y recibir los beneficios que le puede otorgar. Por lo tanto defender el nuevo mandato de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero es un compromiso de todo el que se sienta venezolana o venezolano, por el derecho a participar, a ser protagonistas de nuestra propia historia que solo nosotros mismos nos hemos ganado la potestad a decidir y nadie más. Veamos en los cinco frentes de batalla las razones fundamentales para hacerlo:

1) Frente de la Guerra psicológica: contra la juramentación de Nicolás Maduro, se ha desatado toda una campaña nacional e internacional de mentiras y falsos positivos que van desde los medios tradicionales a las redes y viceversa, el objetivo es claro y fue diseñado entre otros por el documento del Comando Sur el año pasado denominado “Masterstroke” o Golpe Maestro contra Venezuela  y firmado por su antiguo jefe Kurt Walter Tidd, el cual dice textualmente: “debemos alentar la insatisfacción popular aumentando el proceso de desestabilización y el desabastecimiento” [para] “asegurar el deterioro irreversible de su actual dictador” y “exacerbar la división entre los miembros del grupo de gobierno, revelando las diferencias de sus condiciones de vida y las de sus seguidores y al mismo tiempo incitándolos a mantener en aumento esas divergencias” https://bit.ly/2I8Mi8J . Es una guerra diseñada para confundir al pueblo, a la dirigencia político militar y tratar de debilitar las profundas convicciones ético chavistas que sostienen el ideario popular. Ante esto la revolución se ha introducido en las más modernas técnicas de comunicación y aunque falta mucho por hacer  y aprender la organización y las capacidades de respuesta son mucho mejores que en otras épocas, no nos durmamos en los laureles y continuemos la batalla.

2) Frente Político: Ante la inexorable fortaleza de las fuerzas de la Revolución en el terreno político y la capacidad unitaria del Movimiento Bolivariano en las condiciones más difíciles que ha llevado a derrotar a la contrarevolución en 23 de las últimas 25 elecciones, los partidos y fuerzas políticas de la oposición en Venezuela han decidido subordinarse abiertamente a la Agenda del Departamento de Estado Norteamericano y activar un golpe de estado institucional desde la Asamblea Nacional en desacato, la cual ocupan en mayoría y diciendo al mundo que son el único poder legítimo de Venezuela, llegando a la desfachatez de apoyar un comunicado del Grupo de Lima que cede parte del territorio venezolano, en la reciente incursión de naves de la Exxon Móvil en el mar venezolano, el cual ya fue debidamente comprobado que estaban en territorio de la República Bolivariana de Venezuela. Todo esto es parte de un mismo Plan de seis fases titulado ‘Venezuela como exportador de la Guerra de Cuarta Generación’ diseñado también por el profesor de estrategia militar Max Manwaring, y asumido por las Fuerzas Armadas de EE.UU desde hace unos años contra nuestro país, el cual entre otras cosas dice “se busca la inestabilidad y el caos en el país a través de la combinación de una guerra institucional (Asamblea Nacional, Tribunal Supremo de Justicia).” https://bit.ly/2H2aSft

La fortaleza de la revolución en este frente de batalla ha sido el profundo tejido social del chavismo que surgió con Chávez y frente a todas las dificultades se ha mantenido con el Presidente Maduro, consolidando un núcleo duro de base cívico-militar que ante cada circunstancia batalla con fiereza y conciencia de Patria, la tarea es mantenerlo y fortalecerlo haciéndolo progresivamente crecer y ampliarse a todos los sectores de la sociedad.

3) Frente Internacional: la propia debilidad de la contrarevolución en Venezuela ha hecho que este frente tome el protagonismo de la dirección política de la oposición en los primeros días del 2019, así como en el 2002 la derecha venezolana fue dirigida y direccionada por los dueños de los medios de comunicación de la época, hoy es Donald Trump, Jhon Bolton, Craig Faller (Jefe Comando Sur), Jair Bolsonaro, Muricio Macri, Iván Duque, Luis Almagro y otros quienes deciden dar un paso al frente y tratar de desconocer la soberanía y autodeterminación del pueblo venezolano, inmiscuyéndose abiertamente en asuntos internos de otra nación y llegando al descaro de decir quien puede o no ser electo como autoridad en Venezuela desde Colombia, Brasil, EE.UU o Argentina. Ante esta intromisión el presidente Maduro ha desplegado sus máximas capacidades como diplomático y con China, Rusia, Turquía, Irán, el Alba, México y otras alianzas hemos ratificado nuestra determinación de defender en todos los escenarios la soberanía y libertad del pueblo venezolano. Siempre hará falta hacer más sobre todo en el ámbito de la comunicación, fortalecer las capacidades, puertas afuera, pero, nos sabemos defender y lo seguiremos haciendo.

4) Frente Económico: ha sido sin lugar a dudas el más duro de combatir pues tiene al dólar como arma de guerra y se pelea constantemente en el terreno del enemigo, tal vez debemos recordar lo que dice el documento del Comando Sur “Golpe Maestro” contra Venezuela para nunca olvidar de donde nace todo esto: “Incrementar la inestabilidad interna a niveles críticos, intensificando la descapitalización del país, la fuga de capital extranjero y el deterioro de la moneda nacional, mediante la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen ese deterioro” y continua: “obstruir todas las importaciones y al mismo tiempo desmotivar a los posibles inversores foráneos” además agrega: “contribuir a hacer más crítica la situación de la población” https://bit.ly/2IQz1Fz. Con estas poca frases se hace evidente la estrategia de caotizar la economía nacional y de cada familia, así en los primeros días del 2019 la estrategia de quienes manejan el dólar como arma, es atacar al Bolívar Soberano y explotar la inflación al máximo para tener una población desmotivada y descontenta frente a la juramentación del Presidente el diez de enero, tratando de lograr el caldo de cultivo para que frente a cualquier acción violenta o anti constitucional no se reaccione y simplemente las élites del continente puedan tomar el poder de Venezuela sin oposición alguna. Se seguirán equivocando si creen que el pueblo de Bolívar y Chávez solo se mueve por su bolsillo.

5) Frente Militar: a las fuerzas de la contrarevolución, solo les falta un frente por activar en el continente contra la soberanía del pueblo venezolano y es el Militar, en la concepción moderna de la guerra no hace falta un golpe de estado al estilo de la vieja Suramérica, pues en años anteriores lo han activado en diversas modalidades: guarimbas, provocaciones fronterizas, asesinatos, magnicidio frustrado, paramilitarismo, bandas armadas,  entre otros, que se usan en base a la conveniencia, se trata de lo que expresa el propio documento de Max Manwaring: “usar las fuerzas armadas convencionales en roles no tradicionales encomendados por la nueva sociología del conflicto deliberado”. Esto significa que cuando la conjunción de factores se los permita, activen la sexta fase del propio plan de Manwaring la cual explica “luego de lograr “la desmoralización” del Ejército que sirve de bastión defensivo. En este caso, los brazos paramilitares —fase 5— serían apoyados con una fuerza militar de intervención multinacional, tal y como lo ha planteado el vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao”. Entonces debemos estar preparados y preparadas para cualquiera de ellas y contrarrestarlas con unidad nacional pues ya no se trata de un cargo o una ideología determinada se trata de una nación y su capacidad de defenderse ante ataques foráneos, la clave sigue siendo la unidad cívico militar, cuidarla como taza de plata y fortalecerla.

Una vez más las cartas están echadas, la derecha venezolana subordinada y sus aliados títeres del continente muestran los dientes, con el decadente gigante del norte detrás de ellos, todo parece indicar que intentarán nombrar un Gobierno paralelo y generar las condiciones para por vías inconstitucionales despojar al pueblo de su soberanía, la que nos da el articulo 5 de la Constitución cuando dice: La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público. El 20 de mayo del 2018 el pueblo decidió que Nicolás Maduro Moros fuera el presidente de la República Bolivariana de Venezuela con un 67, 8 % de votos,  entonces, ¿Qué haremos? ¿Le entregamos nuestra soberanía a las élites de EE.UU, Colombia, Brasil, Perú y otros? ¿Nos quedamos viendo mientras nos arrebatan los sueños?.

La Revolución Bolivariana tiene muchos dilemas éticos, morales, políticos, y económicos que resolver, pero ante la actual situación de asedio y persecución, hay que dar un paso al frente, poner el pecho y defender la Patria. Yo no me quedo en la casa pues al combate me voy.

Gustavo Villapol

Comunicador Popular