Papel y Tinta

Ataque a Saudi Aramco: Ganadores y perdedores

Verónica Díaz

A las 04:00 del sábado 14 de septiembre de 2019, los servicios de seguridad de la petrolera Saudi Aramco reportaron dos ataques con vehículos aéreos no tripulados en las refinerías en los distritos de Abqaiq y Khurais, lo que redujo su producción petrolera de 9,8 millones barriles diarios a 5,7 millones de b/d, lo que equivale a un 6% de la producción mundial. Se trata de un ataque a la refinería de Abqaiq, la más grande del mundo, y al campo petrolero de Khurais, una de las principales fuentes de producción petrolera del planeta.

Más tarde rebeldes hutíes yemenitas emitieron un comunicado en la televisión Al Masirah, controlada por el movimiento chií Ansar Alá, en el que se adjudicaron la autoría del atentado y prometieron continuar hasta que el reino saudí no cese sus acciones bélicas contra Yemen.

A pocas horas el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, culpó a Irán, mientras que Teherán rechazó rotundamente las acusaciones.

Mike Pompeo acusó a Irán pese a no tener pruebas

A continuación expertos en la materia, entrevistados por Cuatro F, analizan los efectos que la acción bélica puede desencadenar.

Ignacio Ramírez: No es un hecho casual

Al experto en la materia, Ignacio Ramírez, le resulta extraño que un país que mantiene una guerra de agresión contra Yemen y ejecuta una guerra solapada contra Irán, sea tan vulnerable, a pesar de ser el principal comprador de armas del planeta, la mayoría de fabricación norteamericana.

La multimillonaria inversión se justifica ya que significa proteger a la refinería que produce el 10% del petróleo que consume el planeta. Sacar del mercado, con un solo ataque el 6% de los suministros de crudo, indudablemente cambia el mapa geopolítico petrolero global.

Ignacio Ramírez hace algunas comparaciones con acontecimientos similares que evidencian la magnitud de lo ocurrido. La Crisis del canal de Suez (1956-1957) y la Guerra de los Seis Días (1967-1970) significaron una merma de 2 millones de barriles diarios, la Guerra del Yom Kipur (1973-1974) generó una reducción de 4,3 millones de b/d, la Revolución Iraní (1978-1979) significó una pérdida 5,6 millones de b/d y la Guerra de Irak contra Irán (1980-81) redujo 4,1 b/d los suministros de crudo del planeta. Mientras que la Invasión de Irak a Kuwait (1990-91) provocó una merma de 4,3 millones b/d. La suspensión de las exportaciones Iraquíes (2001) sacó del mercado 2,1 millones b/d; el paro petrolero en Venezuela (2002-2003) causó un descenso de 2,6 millones de b/d y la Guerra de Irak (2003) generó una reducción de 2,3 millones de b/d.

Resulta curioso que Saudi Aramco, empresa estatal bajo el control de la monarquía saudí, estaba a pocas horas de abandonar sus inversiones en la Bolsa, lo que afectaría la estabilidad de las finanzas mundiales.

Aunque se dice que Aramco carece de los estándares de control y auditoría interna, con papeles contables dudosos, uno de los principales propósitos de dejar de cotizar en la Bolsa de Hong Kong, Nueva York y Londres, era vender el 1% de sus acciones. Se estima que la petrolera saudí puede costar unos 2 billones de dólares, una cotización cuatro veces superior a la de Apple.

¿A quién le interesaría una guerra entre Irán y Arabia Saudita? se pregunta el experto, quien asegura que EEUU e Israel no han dudado en manifestar sus intenciones bélicas contra el gobierno de Teherán.

Destaca que el imperio del Tío Sam se sostiene como potencia gracias a su industria bélica. Una guerra, no solo afectaría el precio del barril, también la navegación en el Golfo Pérsico, generaría un bloqueo en el suministro de petróleo a las naciones occidentales europeas, debido al sometimiento de la mayoría a través de la OTAN.

Fue John Bolton, ex Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, uno de los actores que contribuyó a acrecentar las tensiones entre Irán y Arabia Saudita. “Se podría pensar que factores que forman parte de los equipos de Bolton en el Pentágono, quien pedía a gritos una guerra contra Irán, podrían estar involucrados en el ataque con drones”. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, también ha tenido un especial interés por iniciar una guerra contra Irán.

David Paravisini: EEUU es el más beneficiado

Para el experto petrolero, David Paravisini, el ataque refleja una gran debilidad de Arabia Saudita. “Si un país como Yemen puede ser el punto de partida para que le infrinjan tal magnitud de daño, está quedando sobre el tapete la inutilidad de toda la inversión bélica en armamento sofisticado. Hace un año aproximadamente el reino saudí invirtió más de 110 mil millones dólares en armamento norteamericano. Todo eso es dinero perdido. Un país pequeño, como Yemen, con unos avioncitos de control remoto le ha bombardeado la refinería y saca de circulación casi 6 millones de barriles diarios”.

Considera que EEUU es el más beneficiado porque de ahora hasta diciembre, por lo menos, podrá justificar ante su electorado precios altos de petróleo, lo que revitaliza sus empresas de fraking, mejorando sus finanzas para iniciar con mejor pie el 2020.

Paravisini considera que si el evento bélico es propiciado por EEUU, como sospecha, podría hacerse la víctima y fortalecer las posiciones electorales de Donald Trump para el próximo año, por lo que no duda que el inquilino de la Casa Blanca intentará usar la crisis de Saudi Aramco para enderezar su política exterior, que ha sido su mayor fracaso desde que asumió la presidencia.

Con la salida del señor Bolton y aunado a la firma de un acuerdo de diálogo entre el gobierno y la oposición, no creo que EEUU abandone sus planes de apoderarse del petróleo venezolano, solo que podría haber un cambio de estrategia. Como le dijo Diosdado Cabello, aquí hay petróleo para EEUU, pero tienen que sentarse con Nicolás Maduro a negociar las condiciones ”

Pero advierte que aunque los precios suban, no tendrán un efecto significativo en las finanzas venezolanas hasta que no se logre recuperar la producción, lo que es posible pero no con el modelo actual. “Se puede subir la producción en 8 meses, pero hay que cambiar el modelo, y hasta que no se tome esa decisión política, que no es económica, Venezuela no se beneficiará con los mejores precios del petróleo”.

José Manuel Rodríguez: fragilidad financiera

El economista José Manuel Rodríguez sostiene que en un panorama tenso, ocurre un hecho que eleva la temperatura. La retención de los buques iraníes ya había generado un ambiente álgido, no obstante, comenzaba a disiparse el estrés debido a que los británicos ya habían alcanzado acuerdos y se liberarían algunas embarcaciones. Y aunque los norteamericanos presionaron a otros actores, no lograron paralizar las operaciones de Irán. Se estima que por el estrecho de Ormuz transita un tercio del petróleo del mundo.

Si se desencadena un conflicto mayor, Arabia Saudita quizá no pueda financiar al Deutsche Bank, lo que afectará la estabilidad del sistema financiero global. El daño causado supone una cuantiosa inversión para recuperar la producción , lo que generará una reconfiguración del gasto y problemas de liquidez en actores que dejen de recibir los recursos saudíes.

Y destaca que el sistema antiaéreo estadounidense Patriot y del escudo antimisiles Aegis, no le sirvieron para resguardar su más importante fuente de ingresos.

El Patriot de EEUU

Se trata del mayor productor de petróleo del mundo. Arabia Saudita gasta no menos de 15 mil millones de dólares en sus sistemas de defensa.

En contraste, los 10 drones que causaron el inmenso daño a Saudi Aramco solo costaron 150 mil dólares, lo que necesariamente implica que la petrolera deberá reconfigurar su sistema de defensa.

José Manuel Rodríguez considera que lo sucedido servirá como excusa para un escalamiento del conflicto en el Golfo Pérsico, ya puede usarse para atacar a Irán, pese que ha negado tener alguna participación en el atentado. También puede ser una excusa para desencadenar conflictos en otras latitudes para asegurar las fuentes de energía.

“Hay que estar alertas porque puede involucrarnos a nosotros como país productor que está haciendo un uso soberano sobre sus recursos petroleros”, advierte.

Vladimir Adrianza: planes de invasión

Para Vladimir Adrianza, experto en geopolítica, se trata de una respuesta de los liderazgos de Yemen al ataque continuado saudí que ha costado la vida de más de 90 mil personas. “El principal afectado es EEUU y Europa Occidental porque de allí proviene la mayoría del crudo que los abastece”.

Adrianza advierte que en los tiempos de la Guerra Fría se estableció que en caso de un ataque nuclear, Venezuela estaba entre los planes de invasión de EEUU para garantizarse las fuentes de petróleo en situaciones de guerra. Considera, por tanto, que las nuevas sanciones contra Venezuela están directamente relacionadas con lo acontecido en Arabia Saudita.

La política de John Bolton y de todos los halcones que lo rodean fue agredir a Venezuela. Su salida del cargo no significa un nuevo matiz. Todo lo contrario, la aprobación del TIAR ratifica esta dirección para garantizar el control del petróleo venezolano, ante la posibilidad de una confrontación nuclear cada día más probable”

Vladimir Adrianza considera que habrá repercusiones en Venezuela, ya que en caso de que EEUU no recibiera el petróleo tendrá que recurrir a sus reservas estratégicas, y, aunque cuenta con la producción obtenida con lo métodos de fraking en su territorio, buscará el control del petróleo venezolano.

“Probablemente lo que esté planteado más adelante será un ataque a Irán, pero Teherán tiene con qué responder. Pero la situación es compleja y dependerá de la eventual salida del primer ministo de Israel, Benjamín Netanyahu. Su permanencia significa que la alianza con EEUU se mantendrá y buscarán eliminar a los gobiernos no alineados con los intereses geopolíticos del Departamento de Estado para garantizar el suministro de petróleo que viene de Arabia Saudita. Si sale Netanyahu, aunque no habrán grandes cambios, se abrirá un compás de espera hasta determinar quién será el jefe de coalición.

Víctor Theoktisto: tiempo de altos precios

El profesor universitario, Víctor Theoktisto, destaca la intensidad del ataque masivo contra la petrolera saudí. Los drones lograron aproximadamente 19 puntos de impacto, que paralizaron dos centros de distribución, afectando la mitad de la producción del mayor productor de petróleo del mundo.

Explica que ante la disrupción en la disponibilidad de crudo, inmediatamente se generó un salto de casi 20% en los precios del petróleo, lo que supone para los países consumidores que el gasto de energía se incrementará en la misma proporción. Aunque EEUU es casi autosufiente, Donald Trump anunció la posible liberación de las reservas estratégicas de EEUU, que significan unos 650 millones de barriles, ante la posibilidad de que se requieran para atender su mercado interno. Por lo menos durante unas dos semanas se mantendrán estos niveles de producción, pero si en dos meses no se pueden resolver los daños, se tendrán que cerrar pozos, lo que sería una muy mala noticia para el mercado.

Señala que desde el punto de vista geoestratégico y militar, se demostró que Arabia Saudita no es capaz de proteger su industria petrolera. Los drones recorrieron la mitad del territorio saudí, atravesando zonas que debieron estar protegidas, y “lo que es peor es que pueden hacerlo de nuevo en cualquier momento”. Putín incluso ha ofrecido su sistema antimisiles S300 y S400, con el que cuentan Irán, Turquía y Venezuela, ya que el actual escudo saudí basado en tecnología norteamericana no funcionó.

Si Arabia Saudita no puede reparar en las próximas semanas el daño causado, se generarán altos precios, incluso algunos analistas consideran que puede llegar hasta 100 dólares el barril, lo que para Venezuela sería una buena noticia, ya que se revalorizaría la cotización del petróleo criollo, obteniendo el doble.

No obstante, si se produce algún evento militar en el Medio Oriente, donde Arabia Saudita, Irán, Yemen y EEUU se involucren, se afectaría el flujo del 40% del petróleo que abastece al mundo, lo que dispararía aún más los precios, que podrían llegar hasta 200 dólares el barril. Un efecto inmediato ha sido la caída de las bolsas mundiales, la onda expansiva afectará incluso a empresas que no son del mundo de la energía, por lo que resulta crucial para EEUU y Europa que Arabia Saudita retome su bombeo habitual, ya que de lo contrario deberán cambiar su estrategia geopolítica.

Para Víctor Theoktisto, en un ambiente de escasez de petróleo EEUU quizá se vería obligado a revisar el bloqueo contra Venezuela porque añade estrés al contexto petrolero.

China, un importante comprador del petróleo saudí, también sería afectada al tener que pagar más por el crudo, al igual que otras potencias industriales, sin incluir Rusia, ya que es productor de petróleo, por lo que se beneficiaría con las mejores cotizaciones de sus hidrocarburos.

Venezuela debe tratar de aprovechar la coyuntura para vender su petróleo de otras maneras y en otros mercados, porque la amenaza de una escasez de crudo en el corto y mediano plazo, hará ventajoso comprar petróleo criollo, lo que ayudaría muchísimo a la economía venezolana

Basem Tajeldine: monarquía tambaleante

Para el analista internacional, Basem Tajeldine, se trata de acontecimientos en pleno desarrollo, que afectan al primer productor de la OPEP, lo que ha tenido un alto impacto en los mercados petroleros, generando un alza súbita, increíble en los precios del petróleo, como no había ocurrido desde hace más de 6 años, cuando comenzó la caída de los precios del petróleo durante la Guerra en Irak.

Se pregunta, no obstante, si luego de este golpe fatal a las instalaciones petroleras saudíes, la monarquía podrá mantener su política belicista contra Yemen.

“Yo creo que con esta acción la resistencia yemení se está dando a respetar. No es la primera vez que ataca, pero sí la primera que logra impactar un blanco estratégico dentro de Arabia Saudita. Ya se demostró la vulnerabilidad del sistema misilítico norteamericano, por lo que ha sido afectado su prestigio. Y el príncipe heredero, Mohammad bin Salmán o el príncipe loco, podría ser destronado en sus intenciones de coronarse como rey”.

Tony Boza: Irán en el epicentro

El economista y educador, Tony Boza, considera que la desetabilización política que provoca el ataque yemenista genera una tensión muy grande que coloca a Irán como el centro de la pelea, lo que tendrá su expresión en la OPEP y en el mercado petrolero mundial. “La recuperación de la producción dependerá de la estabilidad política, pero si los perros de la guerra se imponen no habrá estabilidad geopolítica”, advierte.

Este escenario apunta a un alza de precios en los próximos días, semanas, meses, lo que beneficia a la industria de fraking.

Leave a Comment