notimovil Opinión Papel y Tinta

Venezuela, cuando la derecha pone la cara

Por Geraldina Colotti

Que la oposición venezolana estaba llena de fines intelectuales, los portadores de un gran proyecto de país, impedido solo por la presencia de esos brutos de los chavistas, había estado claro durante mucho tiempo. Mucha gente lo había notado, especialmente en Washington y Miami, donde la elegancia cultural alcanzó picos insospechados con la llegada de Trump como presidente. El amarillo de su refinado penacho, de hecho, inmediatamente encontró un espacio digno entre las banderas al revés, exhibidas con el mismo estilo por la derecha venezolana.

Pero ya la vieja Europa había prestado su apoyo, otorgando el premio Sakharov al joven Lorent Saleh. Un defensor indiscutible de la libertad de pensamiento, siempre retratado bajo esvásticas y pinturas del gran libertador Adolfo Hitler. Un niño de ideales ardientes, con quien quería quemar discotecas enteras y, por lo tanto, encarcelado por el brutal dictador Maduro, pero luego liberado gracias a la presión de la comunidad internacional …

Incluso la comunidad científica (la que, por supuesto, tiene más nariz para detectar las novedades que preceden a los cambios de época) entró en fibrilación durante las manifestaciones más civilizadas de la oposición venezolana: debido a un invento prometedor que podría revolucionar el mercado de esencias, logrando socavar hasta el del pescado. Gracias a la ardua investigación en los gabinetes de las principales escuelas privadas, los jóvenes atrevidos de la oposición venezolana recogieron el asunto y pusieron en circulación una nueva fragancia, probándola con métodos explosivos: la puputov.

Un experimento que inspiró a artistas y diseñadores, y recibió el interés inmediato de otros sectores científicos, que pudieron comprobar su potencial explosivo. En primer lugar, utilizado en un país caribeño donde el calor ha propagado fácilmente los frutos de esa “bomba de civilización”, la puputov ha solucionado considerablemente el problema del tráfico y el hacinamiento de la ciudad. Y luego, a mayor escala, sugirió soluciones para resolver el alarmante aumento demográfico que, como es bien sabido, es producido principalmente por los salvajes de los chavistas que son incapaces de practicar la “selección natural” en sus sectores.

En la fibrilación también semiólogos, lingüistas e historiadores revisionistas, que durante años habían estado buscando un concepto que definiera más apropiadamente el descubrimiento hasta ahora atribuido al Molotov soviético, y que ahora, en cambio, finalmente fue asumido por el campo de los buenos, que indicaban al mundo el camino del coprocultivo.

Pero el clímax de la post-modernidad – esa modernidad de los “posts” que comienza desde abajo, se propaga en el aire y se convierte en una nube para fundirse en lo virtual -, la derecha venezolana ahora lo ha alcanzado con su “gobierno de transición”. Una emanación directa de ese modelo de puputov que abarca la esencia de la propuesta antichavista. Algunos problemas se crearon durante los primeros “cabildos abiertos”, para aquellos participantes que todavía no están acostumbrados a apreciar la esencia del programa. Pero para esto se eligió un adecuado “presidente”. Uno que cuenta con un currículo altamente respetado en el sector y que, como mostró durante las guarimbas de 2017, cuando el momento histórico lo requiere, está dispuesto a poner “la cara”.