notimovil Papel y Tinta

Romain Mingus, un testigo en la frontera

Por Geraldina Colotti

Romain Mingus es un reconocido periodista y ensayista francés, miembro de Secours bolivariano de Marseille y de la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana. Lo encontramos en Caracas, durante la Asamblea Internacional de los Pueblos (AIP), que tuvo lugar del 24 al 27 de febrero. 

– ¿Qué impresión tienes de estas jornadas internacionales? 

– 500 delegados y delegados provenían de 90 países: de África, de Asia, de América del Norte, de Asia, de Europa y, obviamente, de América Latina, especialmente jóvenes. La mayoría de ellos nunca habían estado en Venezuela, pensaron en encontrar un país colapsado, una situación similar a la de Yemen. En cambio, encontraron una situación diferente a la descrita por los medios internacionales, y pudieron ver que esta historia forma parte de la guerra psicológica en la que los ciudadanos del mundo son considerados un objetivo militar. Esperamos que al regreso a sus países se movilicen contra este infame bloqueo económico-financiero, que causa una serie de crisis económicas en la vida diaria de los venezolanos que, a pesar de las dificultades, están decididos a resolver los problemas de manera independiente y soberana, sin ningún tipo de presión. Un gran movimiento de resistencia que es una lección para los pueblos del mundo. 

– Usted acaba de regresar de la frontera colombo-venezolana, donde la oposición quería ingresar a la “ayuda humanitaria”. ¿Qué viste y qué consideraciones tomaste? 

– Fue una ofensiva preparada. El objetivo era provocar un accidente lo suficientemente grande como para legitimar una acción armada contra el país bolivariano. Esto no sucedió, pero hubo varios problemas en el puente. Hay que recordar que la frontera entre Colombia y Venezuela está dividida por el Río Táchira. El paso fronterizo tiene lugar en el puente binacional que domina el río. El conflicto se concentró esencialmente en tres puntos: el puente de las Tienditas, desde donde se lanzó la famosa foto con el container. El puente fue construido por el gobierno bolivariano para intentar legalizar el comercio transfronterizo, pero como Colombia no está de acuerdo, no ha terminado de construirlo, ha hecho lo mismo en la frontera con Ecuador. Desde las Tienditas, la oposición intentó pasar el camión con la presunta ayuda humanitaria. El camión se incendió, lo incendiaron los “guarimberos”. En los videos que se han filmado, vemos que la Guardia Nacional Bolivariana estaba a entre cinco y diez metros del camión, más allá de una rejilla metálica colocada por Colombia, no por el gobierno bolivariano. Querían acusar a Maduro de haber quemado la ayuda humanitaria. Entonces, resultó que había material en el camión para abastecer a las guerrillas urbanas de los “guarimberos”. En otro punto fronterizo, hubo un enfrentamiento entre paramilitares y 40 soldados del ejército bolivariano, quienes resistieron con la ayuda de las Fuerzas Armadas. Pero la mayor parte de los enfrentamientos tuvieron lugar en un puente simbólico, el puente Simón Bolívar: en el que pasan diariamente más de 40.000 personas, en el que se construyeron las noticias falsas del “éxodo” bíblico venezolano. En realidad, filmamos la larga cola que se forma todos los días de 8 a 10 de la mañana y que está formada por personas que viajan a Colombia por diferentes motivos. No huyen, regresan alrededor de las 5 a las 6 pm, pero ninguna cámara les filma durante el regreso. Este es un punto de mucho contrabando: extracción, medicina, gasolina. Esta frontera tiene una dinámica más compleja que en otras fronteras, también debido a la particularidad de Colombia, donde gran parte del contrabando de gasolina está legalizado por una ley de 2001. Se utiliza para la producción de cocaína, no puede ser una compra legal, y sabemos cuánto peso tiene la cocaína y el lavado de dinero en la economía colombiana. El 23 de febrero hubo una verdadera batalla que duró 15 horas. A las 7 de la mañana, una campana señaló a algunos soldados del ejército el momento de robar dos vehículos blindados y de forzar la barricada en el puente, hiriendo incluso a algunos colombianos en el otro lado. Imagínese lo que habría ocurrido si lo hubieran hecho en un país de Europa, se hubiera considerado terrorismo. Esta fue la primera acción. La idea era construir la imagen de Venezuela que atacaba a Colombia. Desde la frontera, un puente conduce a una carretera principal de San Antonio del Táchira, es como una línea recta. De allí vinieron grupos de personas a pedir al ejército bolivariano que, por favor, dejara pasar la ayuda humanitaria, que dejaran de proteger esa “dictadura”, y así sucesivamente.

El circo duró aproximadamente media hora, para uso y consumo de los medios. Entonces esas mismas personas se convirtieron en asaltantes que gritaban y amenazaron a los guardias: “Malditos, gritaban, te quemamos vivos”. En el lado de San Antonio intentaron romper la barrera de la Guardia Nacional, derribaron a una de ellas y se fueron al otro lado, donde había 40 guardias nacionales. En este punto, se movilizó el chavismo organizado: los ancianos, las mujeres, una marea de personas disciplinadas, decididas a defender el puente y la vida de la Guardia Nacional. Después de media hora de lucha, durante la cual lanzaron piedras, cócteles Molotov e incluso balas sobre nosotros, los mercenarios se fueron. La otra cosa interesante es que se capturó a un asaltante del lado colombiano y se lo llevó al otro lado, donde confesó que le habían pagado $ 40. El día 25 también presencié una reunión surrealista entre el teniente coronel Osorio de la Guardia Nacional Bolivariana de Táchira y un grupo de 100 guarimberos que pidieron regresar a Venezuela porque no le habían pagado. Un general, fuera de las cámaras, les dijo que evaluarían la situación pero que, por el momento, era mejor que estuvieran bajo la protección del estado venezolano. Qué extraña dictadura, ¿verdad? En el puente vi actuando el chavismo organizado, por grupos y disciplinado, cada uno en su trinchera: la logística de las personas mayores, de las mujeres el relevo con la primera línea. Allí estaba el pueblo, dispuesto a defender su independencia con un ejemplo heroico de unión cívico-militar. Otro dato a destacar es que la Guardia Nacional Bolivariana no portó armas letales, solo perdigones y gases lacrimógenos, por lo que no hubo muertes. 

– Todas las máscaras han caído. ¿Qué puede pasar ahora? 

– Las cosas no son tan simples para ellos. Por ejemplo,  Brasil se opone a la intervención militar, no por simpatía por Maduro, sino porque actúa como una potencia regional con su cuerpo diplomático profesional, y no quiere que las tropas estadounidenses se acercan a la zona del Amazonas, donde existen recursos estratégicos, no quiere allanar el camino para un conflicto que podría tener implicaciones mucho más amplias que las  fronteras con Venezuela. Lo más probable es que los EE.UU. van a seguir presionando con una nueva ola de sanciones y con la guerra irregular, la guerra de cuarta generación, con el uso de grupos mercenarios irregulares, nacionales y extranjeros: para desatar el caos en el país, para controlar partes importantes del territorio a lo largo del eje andino, llanero y costero, donde pasa el 80% de la mercancía, donde hay refinerías, el Arco Minero, la Faja Petrolífera del Orinoco. Intentarán atomizar al país imponiendo un estado de tensión permanente al pueblo para desencadenar la guerra civil, porque no dejarán de aumentar la presión psicológica y atacarán la economía. 

Leave a Comment