Venezuela le dice adiós al Ministerio de Colonias

+Galería

+Artes

+Lecturas sobre el tema

  • Presidente Hugo Chávez defendió la soberanía en la OEA
  • Presidente Maduro concreta salida de la OEA

Presidente Hugo Chávez defendió la soberanía en la OEA

 La salida de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA) ya había sido vaticinada por el Presidente, Hugo Chávez el año 2009 cuando manifestó la posición imperialista del organismo internacional contra los países democráticos.

Es que Chávez advirtió en reiteradas oportunidades el silencio de la OEA cuando el Caracazo de 1989, así también como el Golpe de Estado del 2002 cuando no declaran ser un derrocamiento del Estado legítimo sino una ruptura de la democracia de Venezuela.

En ese momento el secretario general de la OEA era César Gaviria (1999-2004), quien mantuvo su postura imperialista contra Venezuela al analizar los hechos del 2002.

El Presidente de la República Chávez, el embajador de la Misión Permanente en Venezuela Jorge Valero, y el nuevo Canciller de Venezuela Roy Chaderton elaboraron un informe para el Consejo Permanente de la OEA al explicar los hechos de abril, argumentaron:

“Durante las cuarenta y ocho horas que el gobierno de facto permaneció en el poder, los golpistas mostraron su naturaleza represiva y antipopular. Un clamoroso movimiento popular, en alianza con una Fuerza Armada Nacional. Logró  el restablecimiento del orden constitucional y restituyó a la primera magistratura al Presidente Hugo Chávez. Hecho inédito y sin precedentes en la historia política de nuestro continente”, dicen el informe.

En la XXXII Asamblea General de la OEA, celebrada en Barbados entre el 02 y 06 de junio de 2002 aprobó una declaración sobre la democracia en Venezuela en la que se estableció la posición oficial de esta organización, calificando los hechos del 11 de abril como: “una grave alteración del orden constitucional y una ruptura de la democracia”, y no como un golpe de Estado, como fue la posición de Venezuela, en todo momento.

A pesar de apoyar el dialogo mediante una Comisión y la instauración del Consejo Federal de gobierno, así como también a investigar los sucesos del 11 de abril el Gobierno Bolivariano rechazó la decisión final porque no estuvo ajustada a la realidad.

Momentos de la Asamblea de al OEA.

Con esa posición contraría de la OEA, asume el 2005 José Miguel Insulza la secretaria (2005-2015). El Gobierno de Chávez apoyó la candidatura de él; pero luego empezó el proceso de separación y discusiones públicas contra Insulza por la injerencia.

Recordemos cuando el presidente, Chávez defendió la soberanía contra el secretario Insulza, quien tergiversó unas declaraciones del mayor general Henry Rangel Silva, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional (FAN) el año 2010 sobre la “hipótesis” de un gobierno de oposición, que podría emanar de las urnas en 2012.

‘‘Es difícil, sería vender al país, eso no lo va a aceptar la gente, la FAN no, y el pueblo menos”, indicó Rangel Silva, según publicó el Ultimas Noticias.

Al respecto, Chávez señaló al chileno Insulza de estar unido a algunos voceros de aquella casta liquidada históricamente por la Revolución Bolivariana’ que dirigen “toda clase de ataques contra nuestro respetado y querido compañero de armas”, escribió en su columna Las líneas de Chávez.

Otro acontecimiento fue cuando Insulza pidió revisar la no renovación del Canal 2, Radio Caracas Televisión el año 2007.

Insulza es “un verdadero pendejo, desde la P hasta la O;  debería renunciar a la secretaría de la OEA, el insulso doctor Insulza, por atreverse a jugar el papel de un virrey del imperio”, dijo Chávez en su discurso al juramentar a su nuevo gabinete para el mandato entre los años 2007. 

 

Otro hecho fue el desacuerdo del secretario Insulza por la Ley Habilitante del año 2011 que aprobó la Asamblea Nacional.

En ese entonces, Insulza dijo que era “completamente contraria” a la carta democrática interamericana la Habilitante vigente en Venezuela que le da al presidente Hugo Chávez la facultad de gobernar por decreto durante los próximos 18 meses.

Al respecto, Chávez expresó su desacuerdo con la posición asumida por Insulza y pidió respeto la soberanía del país.

“El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela condena de la manera más enérgica las bochornosas declaraciones de José Miguel Insulza sobre asuntos de política interna venezolana, en lo que constituye un nuevo, abusivo y oportunista acto de injerencia que desprestigia aun más al secretario general”, manifestó la Cancillería venezolana en un comunicado.

A partir de ese hecho, el presidente, Chávez comenzó una etapa de relaciones con la OEA porque en reiteradamente el organismo internacional estaba en contra de la política internacional soberana del país.

Tras esa posición del Insulza, el uruguayo Luis Almagro asume la secretaria general con 34 votos a favor en la OEA. Desde entonces él ha sido un firme crítico a la presidencia de Nicolás Maduro hasta el presente.

¿Qué ha hecho Almagro?

Presidente Maduro concreta salida de la OEA

Con la representación de la secretaria de la Organización de Estado Americano (OEA) de Luis Almagro, a partir del 2015 dicha instancia internacional enfrenta al Gobierno Bolivariano.

Las relaciones entre el presidente Nicolás Maduro y el secretario Luis Almagro empezaron a deteriorarse abiertamente en octubre de 2015 cuando Almagro recibió en el organismo a las esposas de los líderes opositores venezolanos encarcelados Leopoldo López, Antonio Ledezma y Daniel Ceballos.

La visita de las representa de oposición ocasionó el declive de las relaciones.

Otro hecho a recordar fue cuando Almagro se reveló contra el cierre de la frontera con Colombia en septiembre del mismo año 2015 cuando estuvo de acuerdo con la Ayuda Humanitaria que entraría al país.

Debido a la situación, el Presidente Maduro, señala a Almagro como funcionario de la agencia internacional de la CIA, así también traidor a genta de la izquierda uruguaya. En respuesta a Almagro le envía una carta pública en contra el Jefe de Estado venezolano.

Como ocurrió con el presidente, Chávez en su mandato la OEA empezaba enrumbar su dirección política a enfrentar a la Revolución Bolivariana.

Además de anunciar su respaldo a la Ayuda, Almagro visitó la frontera entre Venezuela y Colombia en Cúcuta para descalificar diplomáticamente al Gobierno Bolivariano de lado neogranadino por la supuesta crisis vivida en territorio venezolano.

Al respeto, el excanciller Elías Jaua le envió una carta solicitándole respeto a la soberanía porque el cierre de la frontera colombo venezolana, se debe una decisión soberana del Gobierno venezolano.

Almagro quiere convalidar un “falso positivo con una supuesta crisis humanitaria apoyado por la oligarquía en Bogotá…es una decisión legal y soberana” el cierre de la zona limítrofe, expresó Jaua.

Tras ese inicio, Almagro comienza un campaña diplomática contra Venezuela con la posible activación de la Carta Democrática de la OEA en el año 2016, debido a los problema internos y se entrega un primer informe contra el Gobierno del Presidente, Maduro.

“Conforme con el capítulo 20 invoco la Carta Democrática Interamericana”, escribió Almagro en su cuenta de Twitter. Este primer paso llevaría a una sesión urgente de los 34 Estados miembros de la OEA entre el 10 y el 20 de junio de 2016 que no pasó a ser definitiva.

Ante el hecho, el embajador de Venezuela ante la OEA, Bernardo Álvarez comentó que era “inaceptable e ilegal” la postura Almagro.

“La Carta solo puede aplicarse cuando un Estado lo pide o autoriza a otros Estados o cuando no hay Gobierno legítimo tras un golpe de Estado”, comentó Álvarez al impreso El Universal.

Los diputados de la oposición a la Asamblea Nacional, así como políticos de la derecha empieza a forzar la aplicación de la Carta Democrática de la OEA para ejecutar una posible invasión al territorio venezolano.

Mientras los legisladores hacen lobby internacional, es entregado un segundo informe en marzo de 2017, el cual describir la “alteración del orden constitucional” y la “ruptura del orden democrático” a que hace referencia la Carta Democrática.

En abril del mismo año, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez anunció la salida de la OEA. “Nuestro retiro de esta organización no es coyuntural. Tiene que ver con la dignidad de nuestro pueblo”, expresó, Rodríguez, quien dijo que el proceso duraría dos años.

El viernes 27 de abril la carta de retiro escrita directamente por el presidente Nicolás Maduro, fue entregada a la Secretaría General por Carmen Luisa Velásquez, funcionaria diplomática venezolana

A la par, se persistía dentro de la OEA la aplicación de la Carta Democrática. “Nunca se ha activado la Carta Democrática contra Venezuela. El propio país es quien activa la Carta Democrática, no un actor político”, recordó Rodríguez y agregó que el secretario Almagro, “debe atender el mandato de los Gobiernos porque es un empleado de los mismos”,  expresó la canciller Rodríguez, en entrevista con Jorge Gestoso para el programa Edición Central transmitido por teleSUR.

https://twitter.com/CancilleriaVE/status/846501053348614145

Ya tejiendo las condiciones se entrega el tercer informe el 19 de julio del 2017 al Secretario General sobre Venezuela, el cual indica la socavación del Estado de derecho en el país caribeño.

Entre tanto, se ejecutaba las llamadas guarimbas en las calles de Venezuela, a su vez, el Jefe de Estado venezolano convocaba la votación para la Asamblea Nacional Constituyente el 30 julio del 2017.

Ese mismo año en la OEA, se intentaba aprobar una resolución que solicitaba al presidente, Maduro que abandone la convocatoria de una Asamblea Constituyente, al final de una larga reunión de cancilleres fue negada, así como tampoco el respeto a los derechos humanos al no lograrse los 23 votos necesarios, equivalente a dos tercios del total.

La derrota de los Estados aliados de los Estados Unidos se hizo evidente contra las elecciones constituyente, lo que demostraba otra victoria diplomática de Venezuela dentro de la OEA.

Al llegar el 5 de junio de 2018 fue aprobada por la Asamblea General de la OEA una resolución sobre la situación en Venezuela con 19 votos a favor, 11 abstenciones y cuatro votos en contra.

Esta decisión de la OEA manifestaba que las elecciones del 20 de mayo “carece de legitimidad, hace un llamado a los países miembros y observadores de la organización a implementar medidas que estimen convenientes a nivel político, económico y financiero para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático en Venezuela”.

Mediante un comunicado, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, repudió “la obsesiva instrumentalización de la OEA contra los Gobiernos populares”.

La última carta de la OEA fue la de reconocer a un “representante”, Gustavo Tarre Briceño, del autoproclamado Juan Guidó, violando de nuevo sus estatutos.

Durante dos años, la derecha en la OEA no ha cejado en su empeño de expulsar y aplicarle sanciones a Venezuela. Sin embargo, todos estos intentos han culminado en un rotundo fracaso.

En junio de 2018, desde el Palacio de Miraflores, el vicepresidente de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, a propósito del 48ª período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), señaló que a partir del año 2014 se han generado 32 intentos en los que la organización ha pretendido agredir y atacar a la República Bolivariana de Venezuela.

Antes los hechos desaforarle, persiste la OEA en aplicar la Carta Democrática a la nación caribeña, hecho sin fundamento porque esta saliendo del organismo internacional.

Con este anuncio de la salida de Venezuela de la OEA, se sumaria a la República de Cuba como las dos únicas naciones del contienen Americano que no esta la OEA. Quizás la ida de Venezuela podía generar un efecto domino en otras naciones.