notimovil Opinión

ABB y su software malévolo

Vladimir Adrianza 

Por Charles Delgado 

El ataque al sistema eléctrico colocó a la población venezolana en un estado de angustia por tantas horas sin el servicio en casi todo el país. 

Suspensión del servicio de agua, internet y telefonía móvil, fueron algunos de los efectos ocasionados por el corte al suministro eléctrico. 

Luego de la investigación inicial del Gobierno Bolivariano, realizada  tras el hecho, el presidente de la República, Nicolás Maduro, denunció que la falla en el sistema fue producto de un ataque externo materializado en tres fases: 1. El cerebro de distribución fue vulnerado por un virus. 2. Ondas electromagnéticas en las torres de transmisión estaban evitando la transmisión. 3. Explosión a las subestaciones, ubicadas en cada entidad ejecutadas por el gobierno de los Estados Unidos.  

Tras este anuncio el analista Vladimir Adrianza, explicó en una entrevista por Telesur que el embalse Guri, donde funciona la Central Hidroeléctrica «Simón Bolívar», es responsable de generar electricidad para más del 70% del territorio nacional, y es una estructura que está ubicada en el estado Bolívar. 

Dicha obra de infraestructura comenzó construirse en el año 1963, siendo responsable de su ejecución la empresa Electrificación del Caroní (EDELCA) que actualmente está integrada a Corpoelec, filial de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).  

La represa Guri comenzó a funcionar parcialmente en 1968 y los trabajos se culminaron en 1976. Desde allí, se genera la energía, con 20 unidades de generación a través de las turbinas. Tiene una capacidad total instalada de 10.000 mega vatios (MW) que empezó a funcionar con capacidad total en el año 1985, comentó. 

Luego la electricidad pasa por los transformadores, que elevan el voltaje de la energía  generada a las altas tensiones utilizadas en las líneas de transporte, después pasan por las líneas de transmisión hasta llegar a las subestaciones, donde la señal baja su voltaje para adecuarse a las líneas de distribución, indicó.  

Al llegar a las subestaciones en cada estado del país son controladas por el llamado cerebro, donde se distribuyen las cargas de energía. 

Este último sistema tecnológico, señaló Adrianza, es un sistema de supervisión, control y requisición de datos (Scada) que permite, desde la perspectiva informática, controlar todos los elementos de generación de energía en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar (Guri) fue comprado a la filial canadiense de la empresa suiza ABB, que tenía el control del sistema, basado en una licencia propietaria.  

“Esta operación se estuvo desarrollando durante bastante tiempo y la concibieron para paralizar el Guri”, explicó. 

Adrianza recordó el Decreto Presidencial 3390 que el presidente Comandante Hugo Chávez, firmó en diciembre de 2004 para la migración a software libre en los entes del Poder Ejecutivo. 

El sistema GNU-Linux es mejor. No hay duda de ello. Y evita la vulnerabilidad, ya que bloquea la posibilidad de que tengan acceso hackers de los Estados Unidos, a quien Adrianza señaló como los responsables del apagón masivo. 

El experto comparó lo ocurrido con el ataque al sistema eléctrico con la paralización cibernética de Petróleos de Venezuela S.A. durante el paro-sabotaje de diciembre de 2002 y enero 2003, mediante la empresa Intesa, que conservaba el control operativo del cerebro tecnológico de la empresa. 

Destacó que lo ocurrido debe servirnos para, en el marco con las alianza con China y Rusia, construir un sistema de control del Guri que no dependa de esta empresa y que esté bajo el control del gobierno venezolano.