Entrevistas notimovil

Fosco Giannini: Una revista por una nueva internacional antiimperialista

Geraldina Colotti

Fosco Giannini es director de la revista “Cumpanis”. Ex senador, tiene una larga militancia comunista en la izquierda institucional italiana.

¿Cómo resumiría su trayectoria política?

A fines de la década de 1970 yo era un joven militante del PCI, partido que ya vivía procesos muy profundos de involución y socialdemocracia. En la primera mitad de los 80 ya formaba parte de un área dentro del PCI que luchaba contra la salida de este partido de la cultura y la práctica comunista. Esta área interna se organizó en torno a la revista nacional «Interstampa», de la cual yo era uno de los periodistas más jóvenes. Los dirigentes nacionales que animaron la batalla contra la distorsión socialdemócrata del PCI fueron los compañeros leninistas vinculados al gran Pietro Secchia: Alessandro Vaia, Arnaldo Bera, Giuseppe Sacchi, Sergio Ricaldone y otros. El área de «Interstampa» luchó contra las decisiones de Enrico Berlinguer y la dirección del PCI cercana a él para aceptar la presencia de Italia en la OTAN, romper con la Unión Soviética y el movimiento comunista internacional, y tomar distancia de los partidos comunistas leninistas europeos (el PC portugués, el partido comunista de Grecia, el Akel de Chipre, por ejemplo) estrechando relaciones cada vez más fuertes con las socialdemocracias europeas, con Olof Palme, Willy Brandt, con los socialistas españoles, griegos, franceses y el Partido Laborista de Gran Bretaña. «Interstampa» luchó contra el proyecto berlingueriano del «eurocomunismo». Un proyecto peligroso, ya que más allá del término tranquilizador y aparentemente neutral, no hablaba en absoluto de la acción en Europa de los tres partidos dirigentes del mismo «eurocomunismo» – el PCI , el PC francés y el PC de España – pero tendió a asumir, para el comunismo europeo, las características tradicionalmente interclase de la socialdemocracia, se distanció de la Unión Soviética y del movimiento comunista mundial y – esencialmente – borró de su herencia política y cultural el leninismo, es decir, la concepción del partido comunista revolucionario y de vanguardia, el derrocamiento estratégico del Estado burgués, aceptando, en consecuencia, el electoralismo y el parlamento democrático-burgués como horizonte último de cambio, terminando así en la renuncia a la toma del poder y al proceso revolucionario. Una paradoja pensarlo ahora, ahora que estamos cerca del centenario del nacimiento del PCd’I (21 de enero de 1921) nacido de la escisión del Partido Socialista Italiano precisamente en la cuestión de la revolución: el PSI, muy fuerte a principios de los años veinte, se oponía a ponerse al frente de la revolución, mientras que Gramsci, Togliatti , Terracini, Bordiga -los fundadores del PCd’I y el futuro PC-, afirmaron que este era el momento revolucionario, el momento de la insurrección y la violencia obrera revolucionaria y por eso rompen con los dirigentes socialistas italianos de la Segunda Internacional. Volviendo a algunas de mis notas biográficas: el área «Interstampa» instó a los jóvenes camaradas a establecer Centros Culturales en todas partes, en toda Italia. Centros que después de la distorsión total del PCI deberían haber constituido la columna vertebral organizativa del futuro Partido Comunista. Yo era el secretario regional de le Marche, del Centro Cultural “Antonio Pesenti” (Pesenti fue uno de los más grandes economistas marxistas italianos). Después de la disolución del PCI, fui uno de los jóvenes fundadores nacionales del Partido de la Refundación Comunista, el PRC. Pero no pasó mucho tiempo antes de que, bajo el liderazgo de Fausto Bertinotti, el PRC comenzara a tomar una línea tendiente a escapar de la cultura comunista. En el PRC, fui a la oposición de Bertinotti, asumiendo la dirección de la revista internacionalista, antiimperialista y leninista en torno a la cual se organizaba la gran zona opuesta al «bertinotismo». Esta revista se llamaba «Ernesto», como Che Guevara, revista en la que escribían los mejores intelectuales y dirigentes comunistas internacionales e italianos, desde el general Giap hasta Domenico Losurdo. En 2006 fui elegido Senador de la República y tuve el rol de líder de grupo en la Comisión de Defensa del Senado.

Mi batalla política siempre ha continuado, e incluso ahora, con el objetivo de unir a los y las comunistas italianos, hoy particularmente divididos y débiles, en un solo partido.

¿Por qué nació Cumpanis y con qué objetivos? ¿Por qué llamarla así?

«Cumpanis» nació precisamente con la intención de ofrecer una herramienta política y teórica al proceso de unificación en un solo partido de los y las comunistas en Italia. Un partido comunista autónomo pero de carácter unitario, destinado a construir un frente de izquierda y popular para una alternativa anticapitalista en Italia. Por supuesto, partiendo de una premisa básica: para construir una nueva unidad comunista, es necesario dotar al movimiento comunista de una columna vertebral político-teórica fuerte y clara; es necesario abordar plenamente, sin miedo e hipocresía, la misma historia del movimiento comunista italiano, desde el eurocomunismo y la aceptación de la OTAN por parte de Berlinguer hasta el «comunismo radical» de Bertinotti; necesitamos un partido comunista con una cultura revolucionaria homogénea que ponga el antiimperialismo y el internacionalismo en el centro de la lucha, que marque los objetivos de salir de la OTAN, la UE y el euro, considerando a la UE como un nuevo polo imperialista en construcción. Un partido comunista que desarrolla un análisis en profundidad de las estructuras capitalistas en Italia y trabaja para enfocarse en la pregunta central: ¿qué es la nueva nueva clase revolucionaria en Italia y cómo el partido comunista puede trabajar para fortalecerla y ponerla en marcha con fines revolucionarios? Estas son las tareas que se quiere plantear “Cumpanis”, que en latín significa “comer el pan juntos (cum panis, de donde deriva la palabra compañero), que por tanto significa unir, en la lucha y en el cambio revolucionario.

Tras la caída de la Unión Soviética, tras la criminalización y la derrota del ciclo de lucha de los años 70 y 80, también desaparecieron los referentes conceptuales en los que reconstruir una alternativa masiva a la expansión de la explotación. Del abanico de propuestas en la mesa, también ha desaparecido la reformista que animó el horizonte de la izquierda tradicional en el siglo pasado: tanto es así que los programas del llamado centro izquierda y los de centro derecha, en sustancia, son similares. Ha pasado la idea de que no hay alternativa al capitalismo. ¿Cuáles pueden ser las palancas para reiniciar una reflexión que lleve a la acción por un cambio estructural en la sociedad?

Es cierto que la caída de la Unión Soviética, que a pesar de sus defectos y contradicciones representó sin embargo un gran dique mundial contra los impulsos de dominación económica y la guerra de todo el frente imperialista, ha desplazado a la derecha el eje general internacional. Las primeras «víctimas» de este giro general a la derecha fueron las socialdemocracias, especialmente europeas, que en muy poco tiempo han asumido toda la cultura política liberal en el nuevo espíritu de los tiempos. Esto explica las profundas y generales involuciones liberales de partidos como el Labor Party de Tony Blair, de las fuerzas «socialistas» francesas, griegas, españolas, alemanas y del actual Partido Demócrata Italiano (PD), todos inmersos en la cultura y la ideología liberal-burgués, en su total proatlantismo y en su subordinación a los EE.UU., la OTAN, la UE y el euro (significativa, desde este punto de vista, es la línea del PD totalmente encaminada a construir, bajo las directivas del eje imperialista franco-alemán, del ejército europeo, que los comunistas deben combatir para evitar que el polo neoimperialista europeo tenga un ejército que solo puede ser neocolonialista, subordinado a la OTAN y también orientado a una posible represión antiobrera a escala europea ). Por tanto, es cierto: las fuerzas que antes fueron socialdemócratas y ahora liberales son incapaces de garantizar ninguna alternativa y las experiencias políticas italianas de centro-izquierda y centro-derecha son esencialmente similares e intercambiables. De esto los comunistas deberían sacar una lección que hoy es central: con estas fuerzas no es posible hacer acuerdos, ni electorales ni gubernamentales, como hizo el PRC de Bertinotti en 2006, ir al gobierno con el centro-izquierda de Romano Prodi y abrir una crisis en el movimiento comunista italiano del que aún no se ha recuperado. ¿Cuáles pueden ser las palancas para reanudar el movimiento de clases italiano? Pronto no será fácil. Es necesario, con paciencia y sin atajos institucionalistas ni enamorandose del centro-izquierda, recuperar la confianza de los trabajadores y de las vanguardias intelectuales, reorganizarnos y echar raíces nuevamente en los territorios, poner en el centro las grandes luchas olvidadas contra la OTAN y los gigantescos gastos del rearme, las luchas contra los diktats duros de la UE, las luchas por los salarios y por la fuerte reducción de la jornada laboral como tema fundamental para la lucha contra el desempleo masivo; la lucha por la defensa y relanzamiento del estado de bienestar, la lucha central por una fuerte tributación aplicada al gran capital. Pero esto llevará años, es difícil recuperar la confianza y los lazos de las masas. Pero a esta línea de lucha, para los comunistas y para las fuerzas de clase, no hay alternativa …

En cierta izquierda, que también se refiere al comunismo, se ha arraigado una cultura de la legalidad burguesa, impregnada de teorías del complot respecto al conflicto armado de los años 70-80, que lleva a la identificación con la defensa del Estado y sus aparatos represivos, y no a comprender y resolver las contradicciones de clase a través de la lucha. Un ejemplo para todos, la política de la “antimafia”. Una línea que, para el sur, prefiere gastar dinero en magistrados y policías y no traer trabajo o construir escuelas: cómo si las economías ilegales no fueran la otra cara de la economía capitalista, como si la lucha contra las mafias no derivara de la lucha contra el capitalismo. ¿Cuánto pesa sobre esta visión la falta de valoración de los intentos revolucionarios realizados en Italia y Europa en el último siglo? ¿Cómo repercute la cuestión del balance historico en la revista?

Cuando, en una respuesta anterior, te hablé de la paradoja constituida por el hecho de que el PC’d’I de Gramsci y Togliatti nació en 1921 para la revolución, mientras que el PCI de Achille Occhetto muere (se suicida) por el rechazo de la revolución (llevo el argumento a los extremos), te digo mucho, creo, sobre el cambio que se ha producido en el sentido comunista italiano común, sobre la cuestión de la revolución. La santificación de las instituciones burguesas fue el desembarco final (y contrarrevolucionario) de una marcha política muy larga y cada vez más socialdemócrata (que lleva al «compromiso histórico» y luego a la «solidaridad nacional» del PCI de Berlinguer) que contribuyó a hacer pensar, a nivel de masas, en la revolución, en la ruptura revolucionaria no como un acto histórico racional e inevitable de las clases explotadas, sino, casi de manera católica, como una «culpa» de la que el movimiento obrero, que ya tenía que ser todo dedicado a ampliar su consenso electoral, no debe mancharse. La revolución, siendo una cuestión de estrategia que siempre debe informar a la táctica, el leninismo, marca y marcará el trabajo político y teórico de “Cumpanis”.

– En el presente siglo, en Italia y en Europa, los movimientos populares que hemos visto surgir se han inspirado en culturas diferentes a la del comunismo histórico del siglo XX. ¿Porque? ¿Por qué los comunistas no han podido ponerse a la cabeza de las luchas, no han podido ser reconocidos por los movimientos populares como los más consecuentes, sabiendo arriesgarse, quizás, incluso unos meses en la cárcel? ¿Por qué suelen estar más fácilmente del lado de los «bomberos” del conflicto que de los rebeldes? ¿Por qué, por ejemplo, no logran interceptar ese «humanismo radical» que les permitiría liberarse tanto del «boy scout político» como de la visión moderada y estabilizadora de la «unidad de la izquierda contra Salvini»?

Mientras tanto, me gustaría subrayar un hecho, un hecho titánico de que el capitalismo dominante y la corriente dominante occidental tiende con todas sus fuerzas y con todas sus herramientas de desorientación masiva a cancelar: el movimiento comunista mundial no está en crisis ni ha desaparecido, como los medios occidentales quieren hacer creer. El PC chino lidera aproximadamente una quinta parte de toda la humanidad, la República Popular China, de hecho; los partidos comunistas lideran Cuba, Vietnam, Sudáfrica, son fuerzas decisivas en Rusia, India y apoyan a las fuerzas revolucionarias de importantes países de América Latina, desde Venezuela hasta Brasil. Y hay que decirlo: el movimiento comunista está atravesando su crisis más profunda, en esta fase histórica (a excepción de los partidos comunistas de Portugal, Grecia, el Akel de Chipre, República Checa) en el área de la UE, ¡no en el mundo! Así que es aquí, en la UE, donde debemos centrar nuestra investigación, comprender las razones subyacentes de la crisis comunista. A lo que, por supuesto, el eurocomunismo no es ajeno, con la muerte inducida del PCI, la grave crisis que se abrió en el Partido Comunista de España y en la, menos dramática, del Partido Comunista Francés. Es decir, PCI, PC de España y PC de Francia, los tres pilares del eurocomunismo. En cuanto a las experiencias comunistas italianas actuales, debemos hablar hoy de su extrema fragilidad (hallazgo a partir del cual «Cumpanis» comienza a plantear el problema de la unidad de los comunistas y entonse de la necesidad que augmenten su masa crítica) pero también debemos decir que desde los actuales liderazgos de estos partidos comunistas italianos hoy no hay solicitud de alianzas de centro-izquierda para enfrentar a Salvini, incluso si un empujón hacia esta línea sigue peligrosamente presente dentro de estos partidos.

Para contrarrestar el énfasis puesto en los derechos civiles en detrimento de los derechos básicos que ejerce una cierta izquierda ligera, estamos asistiendo al regreso de posiciones crudas que, desde los migrantes a las cuestiones de género, terminan por asemejarse a la derecha. ¿Qué tienes que decir sobre el regreso de cierto machismo? ¿No cree que -como se puede ver, por ejemplo, en los países socialistas de América Latina, la cuestión de género se cruza y califica tanto a la lucha de clases como a la antiimperialista y que la libertad de las mujeres es una prueba de fuego del nivel de libertad existente en una sociedad?

Es una pregunta compleja, que debe responderse con orden y claridad. Primero: en la izquierda europea (y quizás no solo en Europa) en las últimas décadas hemos presenciado un fenómeno extraño (de hecho, solo aparentemente extraño): gradualmente en las fuerzas de izquierda (a veces incluso comunistas, solo piense en el PCI de Occhetto y en el PRC de Bertinotti) avanzaban los procesos por el abandono de las posiciones antiimperialistas y de clase, el vacío ideológico y político dejado por una especie de superávit de políticas de derechos civiles. Yo mismo tuve una experiencia fuerte, en este sentido: en 2007, como senador, luché contra la presencia del ejército italiano en Afganistán, poniendo en riesgo al gobierno de Prodi, que tenía mayoría en el Senado, de derecha, de muy pocos votos. Pues bien, la diputada transgender del Partido de la Refundación Comunista, Vladimir Luxuria, en una reunión conjunta de los grupos del PRC del Senado y la Cámara, pidió mi expulsión de Refundación por la batalla que estaba librando contra el compromiso italiano en la guerra imperialista en Afganistán, y así Luxuria motivó la su posición: «Renuncié, para salvar al gobierno, a mi batalla por los derechos de las mujeres y de las transgenderos para poder operarse sus pechos gratis, mientras Giannini sigue poniendo en riesgo al gobierno de Prodi con sus posiciones sobre Afghanistan». Creo que es un ejemplo del cambio de temas, valores y principios resultante del «trueque» ideológico que tuvo lugar en diferentes fuerzas de la izquierda entre cuestiones de clase y derechos civiles. Otro ejemplo es el informe que Occhetto hizo en el Congreso de disolución del PCI, cuando durante la primera media hora de su informe habló de la Amazonía, y lo hizo mientras suprimía históricamente al partido comunista más grande del mundo no gobernante. Por lo tanto, ha habido, de forma másiva, este fenómeno: mientras muchas fuerzas de izquierda abandonaron las posiciones de clase, tomaron las cuestiones del feminismo, el medio ambiente y los derechos sexuales en su totalidad. Creo, por lo contrario, que un comunista contemporáneo, y un Partido Comunista del presente, debe saber combinar las cuestiones de clase con los derechos sociales, configurando la cuestión de clase con los derechos civiles, en una única línea política y de lucha. También es cierto que ha habido, como respuesta de la izquierda que estaba reemplazando la cuestión de clase por derechos civiles, una actitud de cierre e incluso de demonización de los derechos civiles: un error clamoroso también. La cuestión de la mujer, por ejemplo, sigue siendo una cuestión en gran parte sin resolver, y se ve sobre todo en el mundo del trabajo, donde persiste el fenómeno del subsalario generalizado de las trabajadoras y el fenómeno de la considerable diferencia de carrera entre hombres y mujeres; pero todavía se puede ver en el mundo de las relaciones hombre-mujer, en el que persiste un patriarcado feroz y un sentido de posesión masculina en áreas sociales muy amplias que aún conduce a un femicidio terrible y vasto. También en lo que respecta a la inmigración, se ha manifestado un peligro en esa izquierda cansada del énfasis en los derechos civiles a expensas de la cuestión de clase, y en esta izquierda ha existido y permanece el peligro de imitación (por augmentar el consenso electoral) de las posiciones de derecha. Ahora bien, también es cierto, como ha afirmado el mismo Papa Francisco, que «no toda África puede ser bienvenida, ya que esto significaría perpetrar un terrible engaño contra los inmigrantes, desplazándolos de una pobreza a otra». Sin embargo, es claro que un partido comunista hoy, después de haber aclarado que la inmigración es un fenómeno derivado del poder imperialista, de sus saqueos y sus guerras, no puede prescindir de una política de solidaridad con los pueblos inmigrantes. Y sobre todo tiene que organizar una política de lucha directa hacia la unión del proletariado italiano con el proletariado de la inmigración, con un plan estratégico destinado a construir un proletariado «blanco y negro» más amplio en un sentido anticapitalista, antiimperialista y revolucionario. Los derechos de ciudadanía, los derechos laborales y el derecho al voto para el pueblo inmigrante no solo por solidaridad, sino también para construir un frente de lucha proletario más amplio.

La pandemia del covid-19 ha puesto de relieve aún más el carácter estructural de la crisis capitalista, la insostenibilidad de un modelo que está llevando a la humanidad y al planeta hacia la catástrofe. ¿Qué fuerzas son capaces de oponerse a ella a nivel global y con qué proyectos?

En primer lugar, es necesario, como dices, subrayar claramente el hecho de que el covid-19 no fue la causa de la nueva crisis económica mundial. Esto es lo que el sistema imperialista y capitalista mundial quiere que creamos, porque no puede aceptar la idea – que en cambio es cada vez más clara a nivel mundial e histórico – de su propia y profunda crisis histórica. Covid-19 no ha hecho más que acelerar y resaltar una crisis que, ya con el subprime estadounidense (crisis que terminó hace tan solo siete años) se había manifestado con toda la devastadora virulencia internacional. ¿Cuáles son las fuerzas hoy que pueden oponerse a la dominación imperialista? Partiendo de la materialidad total de las cosas, no cabe duda al respecto: son las fuerzas internacionales que ya, con la China socialista en el centro, habían dado a luz a los BRICS y que ahora, de nuevo, en torno a la República Popular China, están formando un frente internacional nuevo y cada vez más amplio que si no es del todo socialista (y no lo es) es objetivamente antiimperialista. ¿No nos dice eso algo la ferocidad con la que, a cada paso, tanto los Estados Unidos de Trump como la UE franco-alemana atacan a China y Rusia?

Las jaulas de los tratados internacionales, las imposiciones de grandes instituciones como la OTAN y la Unión Europea, la complicidad de los sindicatos tradicionales de «izquierda» y confederales han empeorado aún más las condiciones de las masas y han complicado la posibilidad de unir las luchas bajo una bandera común. ¿Cómo está organizado el debate sobre estos temas en la revista? ¿Con qué objetivos sería posible reconstruir un nuevo internacionalismo?

Partiendo de lo que tu decía: una prioridad es construir un nuevo sentido común de las masas que acepte plenamente las críticas al imperialismo estadounidense y a la OTAN, que sigue siendo el verdadero y central dominio de toda la vida política italiana. Un ejército de ocupación, la OTAN, que no solo domina todo el ámbito militar, con sus 130 bases, con sus aproximadamente 100.000 oficiales y soldados estadounidenses en Italia, sino que subordina a sí misma los servicios secretos italianos, el ejército italiano, las fuerzas policiales italianas, el Parlamento italiano, que nunca podrá negar el voto a favor de las guerras que Estados Unidos y la OTAN quieren en el mundo. La hegemonía de Estados Unidos y su ejército invasor en Italia, la OTAN, es tan fuerte que esta «cultura» se expande y marca tanto a los partidos de derecha como a los de izquierda moderada, así como a los sindicatos «normalizados» (incluyendo la mayoría de la CGIL) que muchos «movimientos» sociales y pacifistas. «Cumpanis» plantea la cuestión de la lucha contra la hegemonía de Estados Unidos y la OTAN como cuestión central, una lucha encaminada a derribar las certezas de masas pro estadounidenses que, de la misma forma, construyen tanto el PD como la Liga de Salvini, y las fuerzas de la izquierda moderada y del partido de extrema derecha de Meloni, Hermanos de Italia, todas fuerzas que corren ante todo a Washington para ser bendecidas y convertirse en partidos de gobierno.

La OTAN y la Unión Europea son instrumentos de agresión generalizados y sofisticados contra los pueblos del sur global, a pesar de que existen contradicciones internas en los bloques imperialistas, específicamente entre la UE y Estados Unidos. ¿Cuál es tu análisis?

Repito lo que ya he dicho: está claro que existen contradicciones dentro del bloque imperialista (las inevitables contradicciones interimperialistas: todos buscan su propio beneficio); pero es igualmente claro que tanto la OTAN como la UE son los instrumentos unitarios en defensa de los intereses generales de todo el bloque imperialista. Tanto el sur global del mundo, como usted dice, como las clases trabajadoras dentro del bloque imperialista, siguen siendo los grandes focos de explotación imperialista, capitalista y neocolonialista: esta explotación debe defenderse sobre todo con el poder militar. De ahí la OTAN, para todas las fuerzas imperialistas; pero de ahí también el ejército europeo, nueva y peligrosa entidad reaccionaria que muchos, incluso de izquierda, incluso entre los comunistas, aún no reconocen como tal.

Cuba y Venezuela están más que nunca en la mira, concreta y simbólica, tanto de Estados Unidos y sus vasallos como de la Unión Europea. Frente a la crisis abierta de la democracia burguesa, evidente a nivel global, los gobiernos capitalistas están saboteando las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela precisamente en nombre de la «democracia». ¿Como lo explicas?

Pensemos en el anuncio del «fin de la historia» proclamado, en nombre de todo el capitalismo mundial, por Fukuyama tras la caída de la URSS. Nunca una ilusión ha sido tan idealista como improvisada. Apenas habían pasado unos años desde aquella «ratificación» del fin de la historia, que toda América Latina fue atravesada por un inmenso impulso revolucionario y antiimperialista: no solo Cuba resiste, sino la Venezuela de Chávez anuncia el socialismo y toman forma grandes transformaciones en gran parte de América Latina, desde el Brasil de Lula hasta Argentina, desde Bolivia hasta Ecuador. La gran liberación antiimperialista latinoamericana se encuentra, en los años posteriores a la desaparición de la URSS, con el titánico desarrollo económico, político y social de China, con los países de África que se están liberando, con India, con Rusia, dando cuerpo no sólo a los BRIC, sino a un frente antiimperialista mucho más amplio en progreso (por así decirlo) que cambia el equilibrio de poder en el mundo entre las fuerzas imperialistas y antiimperialistas a favor de estas últimas. A los ojos de Estados Unidos y del poder general imperialista, la «culpa» de la América Latina revolucionaria, de favorecer y ser protagonista de todo esto, es una falta imperdonable, proveniente además de una zona del mundo que Estados Unidos consideraba y considera su patio trasero. Para el imperialismo esta falta debe ser pagada: de ahí el nuevamente enérgico compromiso de Estados Unidos, la UE y todo el frente imperialista por «normalizar» América Latina. De ahí los continuos intentos de golpe de Estado contra Chávez y Maduro, la ferocidad contra Lula y contra cualquier otro proyecto de liberación nacional que haya avanzado en América Latina en los últimos años. Es en este contexto que el compromiso imperialista de Estados Unidos y la UE contra Cuba y Venezuela persiste, incluso en esta fase. La culpa de haberse liberado y de haber ofrecido a los pueblos del mundo su fuerza para liberarse, en las últimas décadas, debe pagarse. Eso es lo que quiere Washington, quiere Bruselas, a pesar de la izquierda europeísta.

Desde Venezuela y Cuba, se ha lanzado la propuesta de una nueva internacional antiimperialista y de unidad de los pueblos a nivel global. ¿Cómo evalúa esta propuesta y cuál podría ser la tarea de la revista para construir una agenda de lucha común?

Creo francamente que hoy, en la fase alta del ataque imperialista y en la fase en la que el movimiento comunista y antiimperialista todavía está tan dividido, la propuesta de Cuba y Venezuela sólo puede ser bienvenida. Y el equipo editorial de «Cumpanis» estaría encantado de poder hacer su propia contribución a la realización del proyecto.