notimovil Papel y Tinta

Las sanciones imperialistas sólo tumban a los países debilitados.

José Antonio Egido.

Un análisis comparativo del impacto que el imperialismo ha conseguido con sus medidas de sanciones agresivas de distinto tipo contra países que ha querido someter llega a la siguiente conclusión: las sanciones imperialistas únicamente son eficaces si golpean a una sociedad y Estado previamente debilitados en su coherencia social, ideológica y política. Los países revolucionarios y antimperialistas sólidamente aglutinados en torno a su vanguardia y dirección política, cohesionados firmemente en torno a una ideología colectiva unificadora y conscientes de su destino nacional son capaces de resistir victoriosamente las más inmisericordes y criminales acometidas de las potencias imperialistas 

¿Qué características tiene un país debilitado? Expliquémoslas con varios ejemplos: 

  • Caso del Irak del partido Baaz derechista de Saddam Hussein. Era un país acometido por 1) una crisis de liderazgo. Saddam Hussein en 1978 desplazó de la presidencia de la República a su tío Hassan al Bakr, debilitó su partido Baaz Árabe Socialista con una gran purga de dirigentes supuestamente aliados con el líder sirio Hafez al Assad asimismo baazista. Además, Saddam había roto la alianza de gobierno en el marco del Frente Nacional Progresista con dos partidos importantes: el Partido Democrático Kurdo y el Partido Comunista, lo que aumentó su propio aislamiento político agravado por la persecución contra comunistas y kurdos.  2) la penetración del comunalismo que dividió al país en tres fragmentos enfrentados: los árabes musulmanes suníes identificados con el gobierno, los árabes chiíes mayoritarios opositores y los kurdos que fueron desplazados del gobierno y se dejaron manipular por Israel. 3) La arrogancia torpe de Saddam lo aisló con respecto a sus vecinos árabes, iraníes, kurdos y lo pusieron a merced de los imperialistas.
  • Caso de Yugoslavia: la debilidad vino de la suma de varias crisis 1) Crisis de liderazgo tras la muerte del fundador de la República Federal Socialista, Mariscal Tito, 2) Crisis de dirección política por la ruptura de la Liga de los Comunistas, 3) Crisis de valores por la penetración del nacionalismo burgués anticomunista en varias naciones federadas y 4) Crisis económica agravada por sanciones.  
  • Caso de Libia: suma de crisis simultaneas. 1) Fraccionalismo de las tribus componentes del país, 2) Aislamiento con respecto a los países árabes y musulmanes además de perdida de los aliados soviético y yugoslavo. 3) Creencia ingenua en que haciendo concesiones militares y económicas el imperialismo respetaría al país. 

En estos casos las sanciones debilitaron a los países agredidos que cayeron tras la agresión militar imperialista.

Sin embargo, la mayoría de los países revolucionarios y antimperialistas han sabido resistir a las sanciones y bloqueo e incluso salir reforzados de las mismas. Ejemplos: – Cuba supera el duro periodo del “Periodo especial” de la década de los 90 gracias a la cohesión profunda entre el Partido Comunista dirigido por Fidel y las masas y gracias a la preparación política y organizativa desde el triunfo de la Revolución.  – Siria a pesar de sufrir sanciones preparó por décadas su ejército, su economía, sus instituciones y su sociedad para resistir a la guerra y a las sanciones. 9 años de cruel guerra convencional y terrorista agravada por sanciones de la Unión Europea y EEUU no han podido liquidar el Estado baazista antimperialista. El pueblo ha evitado desmembrarse por comunidades y se ha cohesionado frente al enemigo en torno al Presidente de la República y del partido Baaz y en torno al Ejercito árabe que ha reforzado la defensa de país armando y entrenando un sinnúmero de milicias populares que han hecho realidad la teoría de la “guerra de todo el Pueblo”. – Corea Popular ha puesto en pie la sociedad de la resistencia que maravilló al Che Guevara cuando la visitó en 1963. La movilización y militarización del Pueblo en torno al Partido del Trabajo y al Ejército Popular le ha permitido superar la dura época de resistencia en los 90, tras la caída de la Unión Soviética y ha llegado a humillar al fanfarrón Trump que creía ilusamente que el país entregaría su arsenal defensivo a cambio de buenas palabras. La hábil política de la Corea revolucionaria ha favorecido crear un mejor ambiente entre ambos países en que está dividida la Nación coreana y alejar el peligro de guerra con los imperialistas. – Irán: la revolución iraní superó la durísima prueba de la guerra con Irak de 8 años instigada por los imperialistas y las monarquías del Golfo. Asimismo, ha construido su economía para superar las sanciones impuestas desde la toma de la embajada norteamericana de Teherán en 1980. Desde 2018 EEUU ha intensificado duras sanciones, pero Irán ha respondido movilizando al pueblo, reforzando su alianza con China, Rusia, Siria, Líbano, Corea RPD y Venezuela y reforzando su capacidad económica. Trump se ve incapaz de doblegar la resistencia iraní que sigue tejiendo relaciones diplomáticas para resistir y reforzarse. – Rusia: ha sido objeto de sanciones por EEUU y la Unión europea para “castigar” provocadoramente la reunificación pacífica con la Península de Crimea en respuesta al golpe fascista orquestado por la CIA que ha instaurado un régimen pro norteamericano en Ucrania. Las sanciones han reafirmado la voluntad rusa de convertirse en eje del mundo multipolar, aumentar su capacidad defensiva, su influencia diplomática y su alianza con países amigos como China, Corea Popular, Belarús, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Siria, Irán, Corea Popular…

¿Cuál es la razón principal de la resistencia victoriosa a las sanciones?

La interacción permanente político-ideológica entre su dirección política y militar y su pueblo y un consenso fundamental para defender el modelo político propio y la soberanía nacional al coste que sea. De esta manera las sanciones y bloqueos imperialistas no rompen la espina dorsal de la resistencia y si los países agredidos reaccionan de manera multilateral con habilidad consiguen aumentar su capacidad económica y su unión nacional.