notimovil Opinión Papel y Tinta

Memoria Histórica / Revolucionarios Néstor Kirchner

Cuatro F
Escrito por Cuatro F

Por Fernando Bossi Rojas

“Acá no nos van a venir a patotear”, dijo el Presidente Néstor Kirchner dirigiéndose a la delegación estadounidense presidida por George Bush en la Cumbre de las Américas celebrada en Mar del Plata en el 2005. Esta frase quedará en la historia como un verdadero acto de valentía y patriotismo frente al representante del imperialismo más poderoso del planeta.

“El Flaco”, como cariñosamente lo llamaba el pueblo, había nacido el 25 de febrero de 1950 en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz. Estudió abogacía en la ciudad de La Plata, donde conoció a su futura esposa Cristina Fernández. Allí, por sus ideas patrióticas y su inclinación por los más humildes, militó en la Juventud Universitaria Peronista. 

Durante la dictadura militar-oligárquica de 1976 se trasladó a su ciudad natal. Al retornar la democracia, en las elecciones de 1983, logra ganar la intendencia de la ciudad. Apenas cuatro años después alcanza la gobernación de la provincia de Santa Cruz. Siendo Menem presidente, se opone a las medidas neoliberales llevadas a cabo por ese gobierno nacional. En el 2003, es elegido Presidente de la República. 

A partir de allí Kirchner comienza a llevar adelante una política de profundo signo nacional y popular, apartándose de la alineación con el imperialismo norteamericano e impulsando decididamente la integración latinoamericana caribeña soberana.

Consecuente con el legado de Juan Domingo Perón, la política kirchnerista instaló nuevamente en la Argentina el nacionalismo económico, la soberanía política y la justicia social, avanzando decididamente en el respeto de los Derechos Humanos. La condena a los genocidas de la dictadura militar oligárquica le ganó el respeto y la admiración de la inmensa mayoría del pueblo argentino.

El 27 de octubre de 2010, “El Flaco” falleció en El Calafate, en su querida tierra patagónica.

Hugo Chávez dijo: “El pueblo lo recordará como uno de los grandes pilares de esta nueva hora de Latinoamérica. La partida física de Néstor se lleva a uno de los que todavía tenían que seguir aportando mucha fuerza a la integración para no volver nunca atrás a ser la colonia”.