Papel y Tinta

Ildemaro Villarroel: Estamos navegando en la tormenta

Geraldina Colotti

“Estamos navegando en la tormenta, buscando la ola más grande”. El ministro de Hábitat y Vivienda, Ildemaro Villarroel, resume con esta imagen la situación en que se encuentra su país luego del bloqueo económico-financiero impuesto por Trump y la amenaza de una “cuarentena” que cerraría el acceso a los puertos.

La vivienda es un derecho y no una mercancía, explican exposiciones y gráficos que acompañan a los visitantes en cada piso del Ministerio, ubicado en el este de Caracas. Un área rica en la que la oposición venezolana es fuerte, y que ha sido en repetidas ocasiones el escenario de violentas protestas.

“En unos días, anunció el ministro, visitaremos el Estado de Carabobo para atender a los heridos de esos actos de violencia y explicar las soluciones al problema de la vivienda a todas las víctimas de la guerra económica. La Gran Misión Vivienda Venezuela está abierta al mundo, también se la mostramos a ONU Hábitat, cuyos representantes se sentaron aquí junto con el poder popular. Y desde aquí rechazamos las medidas arbitrarias e inmorales impuestas por el imperialismo estadounidense y sus vasallos. El presidente Nicolás Maduro Moros puede contar con un ejército de constructores y defensores de la paz compuesto por más de 2.700.000 familias que viven en una vivienda digna hoy en día, decididas a garantizar la soberanía del país. Si se me permite usar un concepto de estrategia militar, diría que el factor sorpresa juega un papel decisivo y que, con la creatividad estratégica, operativa y táctica que Maduro y antes Chávez demostraron, de manera magistral, podemos ganar sin disparar un solo tiro. Nuestra defensa territorial está organizada por células con su propio nivel de independencia, de modo que incluso si un área fuera invadida, las otras no serían tocadas y se conectarían a la resistencia que se desarrollaría en ese territorio y que trataría de expulsar la invasión como un anticuerpo lo hace con un virus. Gracias a la conciencia de nuestro pueblo y a la unión cívico-militar, no nos tomarán desprevenidos”.

Según el Plan de la Patria, el objetivo de 3 millones de hogares deberá alcanzarse a fines de 2019. Un gigantesco plan de vivienda social iniciado por Hugo Chávez en abril de 2011 con el objetivo de reducir el déficit habitacional estructural existente en Venezuela desde principios del siglo XX, cuando la sociedad pasó de lo rural y agrario a lo urbano y petrolero. Un plan dirigido principalmente a los sectores populares, que mantuvo su calendario incluso en los momentos más difíciles de la economía del país, cuando el precio del barril de petróleo cayó a $ 20.

¿Qué consecuencias puede tener el bloqueo económico-financiero impuesto por Trump en el desarrollo de la GMVV?

Hasta ahora, estas medidas han tenido el mismo impacto que un misil en la guerra. Están matando a nuestra gente, evitando que pacientes graves reciban medicamentos que salvan vidas, y al mismo tiempo tratando de ocultar quiénes son los verdaderos culpables. Este es, desafortunadamente, el efecto directo. Sin embargo, hay un efecto indirecto, que es fortalecer nuestra resistencia, nuestra voluntad de alcanzar la meta en el maratón de la independencia, intensificando nuestros esfuerzos, como un atleta antes de la línea de meta soñada. Este es el factor sorpresa que mencioné anteriormente, el elemento que no considera el imperialismo estadounidense y que incluso nos sorprende a nosotros mismos: el espíritu de cuerpo, nuestra fuerza histórica, de mujeres y hombres decididos a permanecer libres, que nos permite enfrentar los efectos nocivos de esta guerra.

– Desde la derecha y en los medios de comunicación europeos, la unión cívico-militar se presenta como un gran negocio para obtener los recursos del país. ¿Cómo responderías a esta acusación?

– En primer lugar, este tipo de afirmación refleja modelos típicos de la Cuarta República, que cambiaron con la llegada de un líder como Hugo Chávez, que provenía de las filas militares, pero con un alma indiscutible de pueblo: el pueblo hecho soldado. Esta es la esencia de la unión cívico-militar que hoy es la gran fuerza de la revolución en la defensa de nuestra patria. La atacan porque saben que nuestra capacidad de ganar se basa allí: en haber encontrado una fórmula que rompió con los esquemas eurocéntricos de la división de los militares con los no militares. Nuestra doctrina bolivariana indígena, revivida por el comandante Chávez, rompe el límite imperativo que existía entre los militares y los civiles y que obedecía a los intereses de los grupos oligárquicos para mantener secuestrado el poder militar, para defender sus negocios a expensas del pueblo. Tuvimos un ejemplo de esto con la revuelta del caracazo, el 27 de febrero de 1989, cuando el ejército disparó contra la multitud. La revolución bolivariana ha puesto fin a todo esto. Chávez, a pesar de haberse entrenado en esa escuela oligárquica, produjo una ruptura profunda, descontando la aversión del militarismo contrario a su pueblo, a lo que le abrió la puerta de la fuerza armada. Hoy, los oficiales, técnicos, soldados son gente del pueblo. Yo lo soy, nací en la parroquia Caricuao, mi padre bombero, la madre ama de casa. Siento la lucha social en lo más profundo de mi ser y mi historia, y así es para la gran mayoría de los que hoy son generales, coronel, líder de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Esto le da a la revolución una gran fuerza, pone en marcha una dinámica propia de la guerra de todo el pueblo entendida por nuestro comandante supremo, que es la medida más efectiva para tratar con el imperialismo. Una visión integral en la que todo el pueblo defiende el ideal de una patria revolucionaria frente a un imperio que se presenta como un Goliat irrebatible. Esta concepción tiene un carácter de sorpresa para el imperialismo estadounidense que no quiere un nuevo Vietnam en América Latina. En estos veinte años, pero especialmente en los últimos 5 años de ataques contra nuestro presidente Nicolás Maduro, la unión cívico-militar ha constituido un verdadero muro de contención que ha disuadido a Estados Unidos de llevar a cabo cualquier acción militar concreta contra nuestra tierra. Nos atacan tratando de aplicar doctrinas como la de Gene Sharp sobre las “revoluciones de color”, nos describen como una “dictadura democrática” por imponer conceptos falsos a nivel internacional, para cambiar la historia. Al contrario, en cambio, la revolución se define por los beneficios que el socialismo bolivariano ha traído a esas personas cuya inteligencia es despreciada por nuestros enemigos, a través de las muchas misiones, como la GMVV. Nuestro modelo destaca el choque de intereses entre aquellos que realmente están del lado del pueblo y aquellos que quieren someterlo, frustrando su deseo de ser libre. Las interpretaciones como las que circulan en Europa contra la unión cívico-militar buscan aislar la revolución bolivariana de su base y de la solidaridad internacional, ocultando los contenidos que pueden servir como ejemplos también más allá de nuestras fronteras. Pero no tendrán éxito. Continuaremos consolidando la unión cívico-militar, continuaremos en los ideales de independencia que nuestros nativos nos han transmitido, que Chávez ha orientado en el camino hacia el socialismo y que continúa impulsando nuestro presidente Nicolás Maduro apoyado por el poder popular. Por todo esto estamos dispuestos a dar la vida.

Leave a Comment