Papel y Tinta

Covid 19 ha derrumbado el mito neoliberal

Daniela Arévalo
Escrito por Daniela Arévalo

Por Geraldina Colotti

En línea con Brics-Psuv:

Bitácora de la emergencia global “Crísis sanitaria mundial, antidemocracia y fascismo. Escenarios y desafíos para pueblos y gobiernos”. Este es el título del programa realizado por la vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Tania Díaz, quien también es vicepresidenta de la Comisión de Agitación, Propaganda y Comunicación del Partido Socialista Unido de Venezuela (APC), del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Concebido por Berverly Serrano y Antonio Páez, el programa se realiza en el marco de las actividades de las Brigadas Internacionales de Comunicación Solidaria (BRICS), que actúan en la APC. Esta vez, los periodistas Fania Rodríguez (Brasil) y Romain Migus (Francia) y el analista político vasco Katu Arkonada, que vive en México pero tiene tiempo en Bolivia, se llamaron para discutir.

Este último habló de la compleja situación que, a menos de dos años de su elección, enfrenta el presidente progresista Manuel López Obrador en México en medio de la pandemia. Un país que sufre los fuertes legados del neoliberalismo desenfrenado, el mismo modelo que se derrumba ante el brote de coronavirus en todos los países capitalistas, donde la salud ha sido privatizada.

En México, un país de 125 millones de habitantes, uno de los más grandes de América Latina, el gobierno tuvo que tener en cuenta que la mayoría de los pobres a los cuales Obrador decidió prestar atención, no podían respetar las medidas de confinamiento para no morir de hambre. El analista vasco explicó que el presidente López optó por invertir en la compra de respiradores y en la contratación de médicos, aumentando la capacidad de hospitalización.

Por lo tanto, aunque México se encuentra entre los más afectados por el número de muertes, si consideramos la relación entre el número de habitantes, infectados y víctimas, su situación de pandemia está al nivel de Suiza y es menos catastrófica de la de Italia y Bélgica.

Fania Rodríguez dijo que la situación es dramática en Brasil, donde Bolsonaro ha optado por no invertir recursos, que tendría disponibles, para proteger la salud de los ciudadanos. En cambio, su política obtusa y subordinada al imperialismo estadounidense favorece el gasto militar y las conspiraciones contra Venezuela, y muestra la misma dirección que su homólogo colombiano Duque, cuyos generales se presentan a Trump como valets del Comando Sur.

En cambio Migus explicó lo que sucede en Europa, particularmente en Francia, el país donde vive. El coronavirus, dijo, ha puesto al descubierto las políticas neoliberales de los países europeos, cuyos sistemas de salud se han derrumbado, lo que demuestra la ineficiencia del sector privado después de la reducción de las políticas públicas de las últimas décadas. Los ataques al socialismo bolivariano, que propone un modelo alternativo de desarrollo, comienzan en la Unión Europea que, a pesar de las tensiones internas, sigue las indicaciones de Estados Unidos. Ataques fomentados en el Parlamento Europeo por el eurodiputado de extrema derecha Leopoldo López Gil, padre del jefe de Voluntad Popular refugiado en la embajada española en Caracas.

En un escenario pospandémico en el que crece la preocupación por el futuro económico y social, muchas empresas cierran y ya se anuncian miles de despidos, el sistema capitalista intenta ocultar a los sectores populares que puede haber una alternativa capaz de restaurar la esperanza.